Deportes de carrera y mamoplastias: ¿son compatibles?

Para muchos, las cirugías estéticas y el deporte son antónimos. Pero hay mujeres y hombres que deciden someterse a tratamientos estéticos y que son, a su vez, grandes deportistas. En el caso de las mamoplastias, muchos consideran que porque una mujer es atleta, no puede someterse a este tipo de intervenciones, si así lo desea.

Pero esto no tiene por qué ser así. Las cirugías de aumento de pecho son muy comunes en todo tipo de mujeres, incluyendo a las deportistas de carrera. Incluso en deportes de esta disciplina como equitación o atletismo, es posible realizar mamoplastias a atletas que así lo deseen.

Por supuesto, hay que tener en consideración que no todos los implantes mamarios son de gran tamaño: también son muy frecuentes las mamoplastias que hacen aumentos pequeños de pechos, que pueden ser ideales en caso de deportistas de carreras.

Hablar con el entrenador

Aún hoy, las operaciones estéticas tienen muchos prejuicios en los profesionales del deporte. Entre ellos, se encuentran muchos entrenadores deportivos. Sin embargo, hay muchos de ellos cuya preocupación real es la afectación del rendimiento deportivo, y no la operación en sí.

Ante eso, cuando una atleta decide hacerse una cirugía de aumento de pecho, es de suma importancia hablar con el entrenador, para poder trazar juntos una estrategia al respecto.

Decidir qué implante tener con criterio

Los implantes mamarios no son todos iguales, y los cuerpos en el deporte, tampoco. Generalmente, las mujeres que hacen atletismo cuentan con cuerpos definidos y su peso es bastante liviano, por lo que cualquier alteración en el peso puede influir directamente en el rendimiento.

Por esta razón, es importante elegir el implante que sea menos invasivo en el cuerpo, y posteriormente, proceder a un proceso de adaptación con él.

Entrenar con el implante

El proceso postoperatorio de una mamoplastia no es particularmente complicado, pero en el caso de los atletas, se requiere de un régimen de adaptación especial. Por ejemplo, la atleta inevitablemente, habrá aumentado algo de peso, y eso tiene ciertas consecuencias.

Además, es necesario volver a tener un rendimiento alto y constante, y eso solo se produce a través de la práctica. Pero con el implante, habrá que empezar a acostumbrarse y a tener metas fijas para estar al nivel necesario.

Practicar todo lo necesario con el implante mamario es sumamente importante antes de proceder con las competiciones, sean o no oficiales. Al volver a competir, es imprescindible tomar medidas que garanticen que se está al nivel que se tenía antes de la implantación mamaria.

Finalmente, la felicidad de la mujer y el compromiso de la atleta pueden ir de la mano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *